LA EVOLUCIÓN DEL ESPERMATOZOIDE

Ya hemos visto la estrategia gracias a la cual el ADN mitocondrial de la madre (su memoria transgeneracional) estará siempre presente en la cadena evolutiva y es la herencia que se transmite de útero a útero, sin fin. Un fractal que ser reproduce a sí mismo en busca de su evolución.

Mujer, si tu herencia genética, tus óvulos, ya estuvieron presentes en el vientre de tu abuela, recibiendo impactos e información, ¿Qué necesitaría uno de estos óvulos para actualizarse y evolucionar?

Un espermatozoide… es obvio!!

En cambio, los espermatozoides del hombre no están presentes en el útero materno, sino que no son creados hasta la pubertad.

Así, el óvulo, y toda su información ancestral, se garantiza evolucionar, incorporando material genético renovado, incorporando células contemporáneas, las del espermatozoide.

Éste, a su vez, busca implantarse, depositar su información en un territorio, en una «casa» donde pueda intercambiar su principio masculino, el Yang, dentro del receptivo principio femenino, el acogedor Yin del óvulo.

Si quieres entender más acerca de la importancia de la información transgeneracional en tu vida y estudiar tu caso, no dudes en mirar nuestros PROGRAMAS DE ENTRENAMIENTO. 

En este enlace puedes ver algunos de los TESTIMONIOS DE COMPORTAMIENTO.

Fuente: Mi antiguo Blogger Bioneuroemociónenmadrid

 


Pregúntame en www.pazdelreal.com

 

QUIERO ALIARME CON MI GENEALOGÍA

 

Transforma tu vida, pídenos información sobre el Programa GENEALOGY & BIO COACHING®

 

 

Estoy al otro lado ¡chatea conmigo!