Testimonios – Falso diagnóstico de TDAH (Trastorno por Déficit de Atención)

 

En ocasiones podemos ayudar y contribuir a mejorar la vida de muchas personas, sobre todo de los niños que padecen estos síndromes y que son diagnosticados de TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad).
 
Dos años después de este entrenamiento, mi cliente y su hijo están viviendo una vida completamente normal, ya es un adolescente equilibrado, centrado y lleno de interés por la vida.
 
Hoy comparto  este testimonio de una mamá que hizo su entrenamiento con mi Programa Genealogy & Bio Coaching® y cuyo hijo mayor  experimentó enormes cambios en su comportamiento, sin haber tocado el caso realmente, porque su hijo nunca fue el motivo de consulta.
 
Tanto es así que el niño se recuperó en poco tiempo unos años difíciles, debido a su mala adaptación a un nuevo entorno, un nuevo país, un nuevo idioma.
 
Fue diagnosticado y tratado como si tuviera TDAH (Trastorno de déficit de atención) y también fué medicado para impedir que entrara en una depresión. Muy probablemente sea un caso de PAS (Personas Altamente Sensibles).
 
Esta madre tuvo que seguir los estrictos protocolos de ese país en relación al tratamiento farmacológico y psicológico de su hijo, so pena de incurrir en una falta grave, quién sabe si denunciable ante las autoridades.
 

El déficit de atención desde la psicosomática

Los niños son los elementos más flexibles en un sistema familiar, por lo cual incorporan programas familiares que pueden además estar en conexión con las memorias heredadas del árbol familiar, siendo para algunos una pesadísima carga.

Un exceso de programaciones y memorias hace que el niño no pueda vivir su propia vida, y su comportamiento extraño refleja la distorsión que recibe desde el inconsciente familiar.

 
Cuando se producen estos casos suele ser debido a una polaridad extrema, se trata de un déficit de atención pero …¿de quién?
 
En el caso de los niños, hemos de tener muy en cuenta la Incorporación Emocional, fenómeno en el que el niño actúa como una auténtica «esponja emocional», absorbiendo totalmente el ambiente del entorno familiar y lo expresa a través de un síntoma orgánico, funcional, comportamental, psicológico o psiquiátrico.
 
Muchas gracias por este testimonio, de corazón, espero que pueda ayudar a muchos padres, nunca sabemos hasta qué punto puede beneficiar la transformación de un solo elemento al sistema familiar.
 
Como te recuerdo, nunca abordamos el problema del niño, todo el cambio se produjo de forma natural, durante la transformación de este valiente mujer.

 

Testimonio

«Como una película de terror, así ha sido la pesadilla que ha llegado a su fin. Hoy he podido cerrar una gran brecha en mi vida, en la vida de mi hijo, y de toda la familia. ¡No hay nada como confiar en la sabiduría de los niños!
 
Mi hijo mayor fue diagnosticado con TDAH (Trastorno de Déficit de Atención) hace casi 3 años.
 
Por motivos laborales de mi marido, todos tuvimos que trasladar a otro país, y mi hijo no lo llevó nada bien; es un niño al que le cuesta expresarse verbalmente, es muy sensible, y tiene una creatividad e imaginación increíble.
 
Al poco de entrar en el colegio nuevo, empezaron los conflictos y enseguida la profesora me empezó a telefonear diciendo que él era muy lento en matemáticas, que no se centraba, que se distraía, que no hacia lo que se le pedía, que se le olvidaban los deberes en casa, que nunca encontraba los cuadernos…. y una larga lista de problemas.
 
Yo, por aquel entonces, seguía las pautas del sistema educativo de este país: que los niños tienen que hacer sus deberes solos, tienen que lograr autonomía en todo, y los padres no deben intervenir en sus responsabilides y tareas.
 
Yo, creyendo que hacía lo correcto, desatendí al niño, no supe escucharle, no supe atenderle.
 
Porque todo mi afán era que llegara a alcanzar el nivel requerido a los escolares de aquí. Después de 2 años, cambió de profesora y el nuevo profesor sugirió que debía de hacer unos test para valorar su grado de des-concentración, ya que olvidaba las cosas, los deberes, su comportamiento raro en el colegio durante los recreos.
 
Así que accedimos y se hizo los tests, estaba en el límite para ser confirmado como TDAH, pero se decidió tratarle como tal.
 
Y empezó con psicoterapia, pero no avanzaba nada, no se expresaba, no hablaba. Después de meses, mi hijo me confesó que iba a la terapia porque nosotros se lo pedimos, que no le gustaba la terapeuta… y decidí entonces suspender la terapia.
 
Hace un año, me llamó su profesor, diciéndome que el niño se había escapado del colegio llevándose su mochila, su caja de material y sus zapatillas de estar en clase. Llegué a casa y lo encontré aterrado y con miedo por las posibles consecuencias que su acto pudiera tener.
 
Le llevé al hospital (protocolo del país donde resido) y después de horas le dieron el alta porque no corría peligro de que atentara contra su vida (semanas atrás su comportamiento era depresivo, de desesperanza, sin ganas de levantarse de la cama… con 11 años!!
 
Entonces nos enviaron al psiquiatra, quien nos dijo que había que medicarle. A todo esto, yo seguía sin saber atender las llamadas del niño, comenzó a tomar las pastillas y también otra terapia con otro especialista.
 
Yo me sentía mal, ya no sabía qué hacer, me encerraba y lloraba preguntándome que es lo que había hecho mal, donde me estaba equivocando, qué era lo que no estaba haciendo… sabía que tenía que haber otro camino.
 
El niño nos expresó finalmente su angustia, que no deseaba estar más en ese colegio porque había niños que se metían con él, que cada vez que su papá se iba de viaje, temía que no volviera más a casa, temía otra mudanza….
Este invierno se volvió a escapar, esta vez le encontraron escondido bajo la escalera del colegio.
Fue en ese momento cuando me dí cuenta de que no había estado mirando donde debía, no había escuchado al niño, no había hecho caso de sus angustias y miedos.
 
El niño me dijo que las pastillas no le estaban haciendo nada y que estaba perdiendo el tiempo jugando al ajedrez en la terapia, porque eso era lo que hacían, no le contaba nada al terapeuta, nunca hablaban, y que quería dejarlo.
Asi que dejó la medicación hace meses, ayer mismo suspendió la terapia, y hoy por fín me decidí a llamar al psiquiatra para comunicarle que el niño no tomaría más las pastillas.
 
Siento mucha liberación y seguridad, me siento feliz…., otro peldaño más que subo en mi vida.
 
Lo que me llevo después de estos años, lo que he aprendido es a empoderarme, a confiar en mis hijos, en sus señales, a dejar el papel de víctima.
 
Me siento muy orgullosa de mi hijo, porque me ha dado una lección de madurez siguiendo sus señales internas. El déficit de atención era mío, pues no prestaba atención a lo que realmente es importante.
 
Me siento agradecida al acompañamiento de Paz, con cuya ayuda he vivido casi un año de transformación total, mi vida está en proceso de cambio, buscando siempre autorreferencia. Nunca abordamos este problema de mi hijo en mi programa de entrenamiento, ha sido un efecto colateral que nos ha llegado por sorpresa.
 
Mi hijo ha estado en un campamento con sus compañeros y esta vez lo ha disfrutado mucho. Él tiene un muñeco, una tortuga, al que puso muchas tiritas porque decía que estaba herido… hace poco le vi sin ellas y le pregunté el por qué…y él me respondió: “ya no las necesita”.
 

Fuente: Mi primer Blogger: https://bioneuroemocionenmadrid.blogspot.com/2017/06/testimonio-un-falso-diagnostico-de-tdah.html


 

Si tú también quieres reinventarte y comenzar una nueva vida, si sientes que es tu momento, escríbeme a info@pazdelreal.com

 

¡Descarga GRATIS mi Guía: LAS 5 EMOCIONES BÁSICAS!

 

Transforma tu vida, pídenos información sobre el programa GENEALOGY & BIO COACHING®

 

 

Estoy al otro lado ¡chatea conmigo!

Sigue las recetas de #mibotiquin18

Vivir es Compartir
error

Si te gustó, compártelo!

Abrir chat
Hola ¿en qué podemos ayudarte?
Powered by