Un caso de Incesto Simbólico y Real – Sanando un trauma transgeneracional. 

Este caso reúne características tanto del incesto simbólico, como del incesto real, es decir, que encontramos abusos entre los miembros de la familia.

Se trata de una pareja con muchos problemas de relación, siempre con disputas y con la imposibilidad de separarse, y observamos que son dobles por fechas.

La que viene a consulta, como suele ser frecuente, es la mujer. Ella acude con varios síntomas físicos, como hernia inguinal, candidiasis vaginal y dolores intensos en zona lumbar.

 


Las respuestas del árbol transgeneracional. 

Cuando recibe la información de que su árbol está manifestando un incesto simbólico, en seguida vamos a buscar un incesto real.

De hecho, ella cuenta que tuvo tocamientos de su hermano, durante la infancia. Más tarde, se entera de que la madre también los recibía de su propio hermano.

Ellos contemplan esto como algo normal en las familias, sin embargo, mi cliente tiene su inconsciente saturado de esta información y genera estos síntomas para gestionar «de otra manera» el incesto.

Esta mujer aún vive en la casa materna, haciendo de «saco de golpes» de una madre con un programa muy tóxico. 

Durante el Programa de Entrenamiento GBC, trabaja intensamente para salir de la casa y, en la misma semana de encontrar un nuevo hogar, también le llaman de un trabajo que tenía previsto pero «congelado» desde hacía meses.
 
Venció sus limitaciones y, una vez fuera de la casa materna y comenzando un período de abstinencia con su pareja, comienza a transformar sus relaciones con el sexo opuesto, conociendo a otros hombres que le ofrecen mejor trato.
La consecuencia inmediata es que la hernia inguinal desaparece y las molestias lumbares también.
 

Soltando el peso de un duelo bloqueado se libera de una relación tóxica con su madre.

Ella es doble de su padre, ya fallecido, quien se refugió en una adicción para escapar de su dura realidad, fué un soñador frustrado.
 
La madre ve en su hija a ese hombre ausente y poco firme. Desarrolla un rol fuerte y hasta extremos muy perjudicial para la hija, pues la maltrata como si fuera el marido.
 
Al tomar conciencia de esta reparación transgeneracional, y desbloqueando el duelo por la pérdida de su tan querido padre, la candidiasis termina, pues ya no tiene sentido protegerla de otro «incesto». Conviene recordar que la candidiásis dificulta las relaciones sexuales, por tanto, conduce a evitarlas.
 
La consigna inconsciente «busca a un hermano» suele ser muy frecuente en las genealogías, y puede originar desórdenes amorosos, grandes desajustes emocionales que el inconsciente trata de impedir o gestionar, gracias a la protección de la biología.
 
Esta consigna genera una fuerte  CODEPENDENCIA y una de sus causas puede ser el Síndrome del Gemelo Perdido
 
Si te reconoces en este caso, te invitamos a explorarlo.
 

Fuente: Mi antiguo Blogger Bioneuroemociónenmadrid

 


Pregúntame en www.pazdelreal.com

QUIERO EXPLORAR MI GENEALOGÍA

Transforma tu vida, pídenos información sobre el Programa GENEALOGY & BIO COACHING®

Estoy al otro lado ¡chatea conmigo!