Compárte en tus redes sociales
Buffer this page
Buffer
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

ADICCIÓN Y NUTRICIÓN

 

¿Sabes que existe una linea divisoria muy fina entre Adicción y Nutrición? Y la clave para diferenciarlos es…. ¿quién dirige la orquesta?…

Y es que tu cuerpo te pide comer lo que está rico, lo que llena tus “vacíos emocionales”, en cambio tu Ser te pide nutrirte, para vivir mejor.

Te prometo que, en tan solo 2 días, se puede “vencer el mono” de lanzarse a los carbohidratos refinados y a los azúcares

¿te parece increíble? muchos ya lo han conseguido con nuestro programa… lée este testimonio:

“He conseguido quitarme la adicción a la glucosa y a las harinas refinadas…. y  ya estoy viendo cambios físicos, he perdido volumen en pocos días, pero lo mejor es que me siento más lúcida, siento menos rabia y enfado… tengo la sensación de que percibo mucho mejor los sonidos y los olores… antes estaba literalmente dormida” 

“Me siento ilusionada y contenta porque he estado mucho tiempo intentando evitar comer dulces, sin ningún éxito, y en dos días en conseguido lo que no pude en dos años…”

Así que, una vez vencido el síndrome de abstinencia, tan solo se trata de “aprender” a priorizar un nuevo estilo de vida, porque no son los kilos todo lo que te sobra, si no:

  • una cultura nutricional errónea
  • la influencia de la publicidad sobre alimentos procesados
  • los aditivos que generan adicción
  • el déficit de hidratación diaria
  • la colonización de hongos y levaduras en el intestino y la zona genital
  • las emociones y relaciones tóxicas
  • las programaciones inconscientes que te generan retención y sobrepeso

Te recomiento leer la historia de Bárbara en: Mi lucha contra el Sobrepeso


Pero no debemos olvidar que disponemos de los mejores aliados, que han sido maltratados y olvidados durante décadas…

¿Sabías que la microbiota es imprescindible para tener una buena salud, evitar el sobrepeso, y tener claridad mental?

¿Qué es la Microbiota?

Estéril en el interior del útero, el aparato digestivo del recién nacido es rápidamente colonizado por los microorganismos de la madre  durante el parto natural (vagina, heces, piel, /pecho…) y también por los del entorno en el que tiene lugar el nacimiento.
 
Y desde el tercer día de vida, la composición de la microbiota intestinal depende directamente de cómo el bebé es alimentado.
 

La microbiota intestinal de los bebés amamantados, por ejemplo, estará dominada principalmente por

bifidobacterias, y es diferente de la de los bebés alimentados con fórmulas para lactantes. 

 
Los científicos consideran que la microbiota se estabiliza alrededor de los 3 años de edad, llegando a ser similar a la de los adultos. Continua su evolución a un ritmo más estable durante el resto de la vida.
 
Sin embargo, cada vez que has tomado antibióticos, has atentado contra la vida de ese ser vivo de 2 Kgs de peso: LA MICROBIOTA.
 
La Microbiota te indica qué comer para nutrirte bien, regula infinidad de procesos y se comunica con tu cerebro.
Pero, cuando la microbiota se daña, en su lugar, cientos de millones de colonizadores oportunistas que habitan en el intestino y en el área genital, comienzan a crecer sin límite y llegan hasta la boca, la piel…
 
Entonces es cuando toman el mando, y son ellos los que le piden a tu cerebro el alimento que necesitan: la comida basura.
 
La causa de esta superpoblación es la fermentación y putrefacción, un caldo de cultivo ideal para la ya famosa “cándida albicans” entre otros hongos y levaduras.
 
¡Todos estos aspectos y muchos más forman parte del abordaje de la adicción!
 

¡Cuéntame tu caso, te puedo ayudar!

 
Recupera tu bienestar, creando un nuevo estilo de vida con el Programa BioSOBRESPESO

 

Estoy al otro lado ¡chatea conmigo!

Sigue las recetas de #mibotiquin18

Vivir es Compartir
Compárte en tus redes sociales
Buffer this page
Buffer
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Hola ¿en qué podemos ayudarte?
Powered by

Si te gustó, compártelo!